Esther embarazada

Esther. Embarazada y orgullosa de estarlo.

Basta de cursilerías. Ni existen los príncipes valientes, ni las princesas, ni el embarazo es una etapa de buena esperanza.
Que nos haga ilusión estar embarazadas no significa que no sintamos las molestias propias de ese estado: cansancio, dolor de espalda, un hambre insaciable, un sueño infinito…
Pues eso. Con la ayuda de Esther nos propusimos retratar a una mujer embarazada, sí, una mujer con derecho a sentirse feliz, pero también a protestar, a gritar, a reclamar atención, a sentirse gordita, a cambiar de estado de ánimo porque sí. ¿Y por qué no?, a estar hasta el moño de estar embarazada.

Nos hemos dejado unas cuantas fotografías en el tintero, así que tendrá que haber una segunda parte que llegará en breve.

Comentarios de facebook:

comentarios